Propósito, la razón de la vida


"El camino marca una dirección. 
Y una dirección es mucho más que un resultado. " 
Jorge Bucay

(Nota aclaratoria: cuando me refiero al propósito que uno tiene en la vida me refiero al propósito PRINCIPAL, el pilar de la vida de una persona.)

 Últimamente le he estado dando vueltas al tema del propósito. El propósito de la vida para mi viene a ser lo que define tanto a uno mismo como a la vida que uno lleva. Una parte de mí tiene "miedo" al irme a una civilización completamente desconocida, donde se habla un idioma que no conozco, y dejar atrás lo conocido, la comodidad y la seguridad. Pero entonces, ¿Por qué lo hago realmente? ¿Que es lo que me mueve a hacerlo, o ya solo incluso a planteármelo?

Tras darle muchas vueltas al tema he ido viendo como al pensar sobre estas cosas me voy conociendo mejor a mi mismo y mi conclusión es que todos tenemos un propósito en la vida, y nuestro propósito nos define. Hay propósitos sanos y propósitos perjudiciales. No quiero decir con esto que haya propósitos "correctos" ni "incorrectos" sino que algunos llevan a algún lugar bueno que aporta paz y otros tarde o temprano llevan al sufrimiento. Pero si es la elección de uno no tiene porque ser malo, elegir sufrir es una elección tan buena como cualquier otra.

Por lo tanto, el propósito es lo que te mueve y lo que te motiva, es lo que hace que uno haga lo que uno hace en la vida. Con el tiempo me he dado cuenta de que se pueden dividir los propósitos de las personas en dos grandes grupos, los propósitos intrínsecos (internos) y los propósitos extrinsecos (externos).

 Eso no quiere decir que solo tengamos un propósito, todos tenemos casi todos, pero siempre primara uno por encima de los demás y cuando haya dos caminos a elegir nuestro principal propósito sera el que nos guiará.


Los propósitos extrínsecos de vida

 Para mi una persona que tiene propósitos extrinsecos es la persona cuyo propósito en la vida es conseguir algo externo: placer, aceptación, dinero, fama,... El problema de estas cosas es que como son externas a nosotros mismos, son impermanentes y perecederas, tema que trata mucho el budismo. El problema por lo tanto es que la persona primero tiene que conseguirlo y luego no perderlo, lo cual a la larga es imposible, o muy difícil, y crea sufrimiento. 

En la sociedad actual en la que vivo los propósitos extrinsecos que suelo ver son:

-Aceptación social: son las personas que tienen instagram, que les preocupa muchísimo los "Me gusta" que tienen en facebook y que desean por encima de todo ser populares. El problema de tener este propósito en la vida radica en el tiempo. Uno puede ser famoso un año, dos años o diez años, si trabaja muchísimo en ello, pero el mayor enemigo de este propósito, a parte de "la competencia" es el tiempo. Envejecemos y la gente siempre acabará aburriendose si ve siempre a la misma persona. Es lo que les pasa a las estrellas de Hollywood, algunas, muy pocas, perduran con el tiempo, pero la mayor parte son olvidadas. El problema de buscar la aceptación social es muy simple, el problema es que a la gente solo le preocupa su vida y sus cosas y si una persona triunfa en todo acaba generando rechazo y envidia. Es por ello que en Hollywood siempre se tratan temas de superación, a la gente le gusta ver a la gente en las películas salir de la mierda, es una forma de que la persona se diga "si esa persona puede, yo puedo", pero con el tiempo para que uno resalte tiene que hacer sombra a otras personas, y eso con el tiempo pasa factura.

¿De que sirve subir mil fotos a facebook o a Instragram y buscar que la gente te mire y te de muchos likes? No está mal compartir tu vida con los demás, y parecer feliz, pero el exceso en ese ambito solo crea frustración. Es sano que los demás te importen, pero no depender de ellos ni de su aprobación.

Cuando hablo de que la aceptación social no da la felicidad no me refiero a que sea mala de por sí, no hay nada malo en querer destacar en algo, en querer "enseñar" algo. Este mismo blog es un espacio donde yo quiero exponer mis ideas, y por lo tanto por el simple hecho de llevar a cabo este blog ya estoy queriendo "ser protagonista". El problema radica en cuanto tu vida se basa en ello, como le pasa a la gente que se derrumba cuando recibe feedback negativo y cambia su propia naturaleza por complacer a otros.

-Buscar una persona en la cual reflejar sus miserias (hijos, pareja,...): con el tiempo me he dado cuenta de que mucha gente que tiene graves problemas internos decide tener hijos o pareja solo para enmascarar un vacío interno o una culpabilidad. Son las típicas personas que cuando su hijo de 10 años no es el mejor futbolista del equipo le echa un puro por no ser el mejor o insulta a los jugadores del equipo contrario, aunque sean también niños de 10 años, y ahí tienes, a un hombre de 40 años insultando a un niño de 10 por simple despecho. A lo mejor el hijo no le gusta el fútbol, pero da igual, el padre sabe "lo que es mejor para ti".

Esta es una de las razones por las cuales no me gusta el concepto de pareja que existe en esta sociedad. La gente tiene traumas y decide usar a otra persona para desahogarse. Son la excusa perfecta, a lo largo de mi vida he hablado con muchísima gente que no hace una u otra cosa por "su pareja" o "sus hijos". Pero entonces lo que yo me pregunto es ¿Por qué decidiste tener pareja o hijos si no era esa la vida que querías? Es como la persona que se hipoteca con un banco y luego lo pone como excusa para llevar una vida que lo hace miserable "no puedo cambiar, estoy hipotecado, tengo que pagar mi hipoteca y seguir con este trabajo y esta vida que no me gusta" y yo me pregunto: y entonces ¿Por qué te hipotecaste? ¿Por qué no alquilaste un piso como hace todo dios en los países ricos del norte de Europa? ¿Por qué la gente antes de tomar decisiones que van a cambiar su vida y le van a crear una gran responsabilidad no se sientan consimo mismas a estudiar las consecuencias de sus posibles actos?

Yo mismo caí durante un tiempo en esta trampa, no hacía cosas (que fueran salir de mi zona de confort) porque tenía novia y me quejaba interiormente de ello. Hasta que un día me di cuenta de que estaba haciendo eso porque era mucho más seguro echar las culpas a otra persona que enfrentarme a lo desconocido y ver hacia donde iba mi vida. No digo que tener pareja o hijos sea malo, pero creo que uno no tiene que basar su vida en ellos. Uno tiene que encontrar primero la paz en uno mismo y luego dejar que las personas que la rodean sigan su propio camino. El problema de ciertas cosas es que uno se compromete con ellas pensando que recibirá cierta paz a cambio y cuando ve que no es así ya es tarde.

Es por eso que antes de casarse o tener hijos uno tiene que comprender que todo es impermanente y tener muy claro si va a ser capaz, tanto emocional como económicamente, de meterse en ese mundo. Desafortunadamente mucha gente hoy en día se ve rodeada de obligaciones por no haber pensado antes las cosas y pensar que todo iba a ser maravilloso y perfecto. Mujeres que desafortunadamente tienen 3 o 4 hijos y no llegan a fin de mes, matrimonios que compran una casa juntos, a los dos años se divorcian y se ven obligadas a vivir juntas hasta poder vender ese piso que han comprado juntos pero que nadie quiere comprar,...

Uno tiene el derecho de tener hijos y de formar una familia, pero con los derechos también surgen obligaciones que uno tiene que ser consciente de que tiene que poder hacer frente. Y en esta sociedad se hace mucho hincapié en los derechos, pero muy poca en las responsabilidades.

-Buscar un "ente" en el cual reflejar sus miserias (equipo de futbol, políticos,...): es como la anterior pero en vez de dirigir la energía a otra persona cercana, como un hijo o una pareja, se envía ese propósito a un ente diferente. Es esta gente que vive, literalmente, por y para su equipo de futbol, por su país (los nacionalismos) o por una idea, que, aunque pueda ser correcta cuando uno pasa a endiosarla la vida se desvirtúa en una falacia que acaba generando obsesión y sufrimiento.


En resumen, desde mi punto de vista cuando el propósito de la vida de una persona se centra en cosas externas, como la imagen que tienen de ella, en otras personas o en otros entes externos lo que la persona hace es delegar su poder y su felicidad a esas cosas externas que desafortunadamente no son controlables, son ilusorias y temporales. Desde mi punto de vista que el propósito de la vida de una persona sea una de esas cosas lleva a cierta locura. Por ejemplo, en el mundo de las relaciones, tanto maltrato y tantos celos que se ven hoy en día opino que es porque la persona piensa "esta otra persona es el pilar de mi vida y si no está conmigo nada tiene sentido", lo que lleva al miedo, a los celos, al sufrimiento y a la violencia.  Opino que tener como principal propósito de la vida alguna de esas cosas es sumamente peligroso. Tenerlas no es peligroso, lo peligroso es que el propósito de la vida de uno mismo pase a ser alguna de esas cosas y uno se pierda en ellas.


Los propósitos intrínsecos de la vida

Para mi, una persona que se guía por propósitos intrínsecos es una persona cuya finalidad principal en la vida es algo interno, algo que no conlleva conseguir algo externo. Creo que los principales propósitos intrínsecos en la vida suelen ser: conocerse mejor a uno mismo, conocer mejor "las cosas" en general o mejorar como persona tratando de comprenderse a uno mismo.

Las personas que siguen este camino no son ni mejores ni peores que las anteriores, simplemente tienen otro foco. Y no necesariamente terminan mejor que las personas que tienen un foco externo, es simplemente elegir una vida diferente. Dentro de 100 o 200 años da igual si has basado tu vida en ser la mayor diva del pop para agradar a todos o si tu finalidad ha sido meditar en el Himalaya, igualmente tu cuerpo físico habrá dejado de existir y ambas experiencias tienen cosas buenas y malas. Pero creo que es importante conocerse a uno mismo para saber lo que uno quiere.

Conozco a gente cuya finalidad en la vida es resaltar en la sociedad (conozco a algunos actores y actrices porque estudié Arte Dramático un tiempo). Estas personas son totalmente conscientes de sus decisiones y por lo tanto son felices, es un camino que han elegido, son conscientes de que pueden triunfar o fracasar, pero para ellos "merece la pena", simple y llanamente prefieren morir antes que no intentarlo (y lo dicen totalmente en serio).

Cuando el foco de tu vida es experimentar cosas y aprender sobre ti mismo y sobre los demás toda situación enseña. Cuando uno sigue ese camino es cuando termina, de una u otra forma, leyendo sobre otra gente que hizo lo mismo, que observó la vida y trató de comprenderla. En mi caso esa búsqueda me llevó al Budismo y al Hinduismo. Al final cada uno tiene su punto de vista sobre estas dos filosofías de vida y escribiré sobre ellas más adelante si procede.


¿Cuál me gustaría que fuera mi propósito?

 Con el tiempo y la experiencia, después de 30 años, he llegado a la conclusión de que lo que me mueve, lo que me gustaría que fuera mi propósito en la vida, es aprender experimentando y observando. Es conocer la razón de las cosas y tratar de comprender la razón de la existencia. Mi mente, o mi naturaleza, busca comprender. Se que si mañana me ofrecieran cobrar un buen sueldo haciendo siempre lo mismo y vivir muchos años (seguridad) o irme a vivir en un sitio remoto con una forma de vida totalmente diferente para aprender la mentalidad de otra gente y a cambio morir mucho antes elegiría sin dudarlo la segunda opción.

 No me considero ni mejor no peor por ello, pero si que es verdad que durante bastante tiempo intenté llevar una vida típica (trabajo, mujer e hijos) y no me llama ese tipo de vida, al menos por ahora. En un futuro, quien sabe...

Comentarios