Cuba: visita a la Habana este (Cristo,...) y a la plaza de la revolución

En esta foto parece que este hinchado porque me pilló hablando. 
Apréciese también mi excelente elección de pantalones.

 Era el día 2. El primer día habíamos ido por la Habana vieja y estuvimos pateando, viendo muchas cosas y hablando con mucha gente. El segundo día decidimos cruzar el estrecho. Para que se entienda de que estoy hablando subo foto...

Nuestro hotel estaba en la Habana vieja , el primer día estuvimos en esa zona y en Centro Habana. Al día siguiente decidimos ir a la Habana del este.

Como se puede apreciar en el mapa para ir de la Habana vieja a la Habana del este hay un estrecho conectado con un túnel. El problema es que cogimos un taxi para atravesarlo y no pudimos porque estaba cortado por reformas. Con lo cual el taxi nos dijo que no podía ir recto (5 minutos en coche) si no dar toooda la vuelta a la Bahía, unos 40 minutos solo en ir. Nos cayó bien el taxista y tras pactar un precio decidimos hacerlo (30 CUC ida y vuelta).

Aquí dejo un pequeño vídeo de parte de la travesía para que se vea el ambiente:


En ese trayecto vimos parte de la industria de la Habana, sus fabricas, mientras íbamos en coche. Tras poco más de media hora llegamos a nuestro primer destino, Cristo.

Es lo que parece, una estatua grande. Como hacia un calor de 1000 demonios estuvimos 5 minutos, nos hicimos un par de fotos (que no se en que cámara están pero no en la mía) y nos fuimos pitando.

La segunda parada fue una fortaleza, la fortaleza La Cabaña.

Cañon de la fortaleza

Vistas desde la Habana este

En la fortaleza también estuvimos muy poco, hacia demasiado calor y no había realmente nada que ver. Lo único interesante era un museo sobre el Che Guevara donde estaba un ataúd que habían utilizado para transportar sus restos.


Por último fuimos a otra fortaleza a la que ni entramos porque había que pagar (en todos estos sitios hay que pagar unos 8 CUC creo recordar), no es mucho pero hacia demasiado calor. Camino de vuelta re-pactamos con el taxista y nos dejó en la Plaza de la Revolución.

No se oye lo que digo por el viento pero vengo a decir que no es más que un aparcamiento y es el lugar donde la gente se manifiesta a favor del gobierno (nunca en contra).

Fue un día sumamente caluroso y una vez terminamos de estar por allí nos fuimos. Ya no recuerdo ni a donde. Sin duda alguna lo mejor de esa mañana fue hablar con el taxista sobre Cuba y conocer a otras personas a mitad camino.

Comentarios