Reflexiones de medianoche del 11 de Julio de 2018


"Todo el mundo trata de realizar algo grande, 
sin darse cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas."
                                Frank Clark

 Este es el tipico post de ida de olla que uno escribe, literalmente, a las 0:55 de la madrugada. He venido a Javea, solo, para pasar una serie de días por aquí en el apartamento de verano. Tras ver un magnifico partido de Francia, que hoy ha pasado a la final, y tras leer durante un buen rato "Homo Deus" de Yuval Noah, he meditado. Luego me he ido a dormir pero no me podía dormir con lo cual he practicado otro tipo de meditación. Este tipo de meditación no tiene nombre "oficial" pero consiste en limpiar la mente, para ello se uso un truco de psicología llamado "visualización creativa". Posiblemente la visualiación creativa no sea 100% esto pero da igual, es una forma de llamarlo. 

Esta forma de meditación consiste en estar relajado y fijarse en la mente, que seguramente este en modo no centrado en el ahora, sino pensando en sus cosas. Entonces te imaginas como si unas lapas benignas, o como unos filtros blancos, se pegaran en tu mente, a tu cabeza, y empezaran a tirar dentro de tu mente "energía" de algún color. Si uno tiene problemas para visualizar la energía yo lo que suelo usar es imaginármelo como humo. Para ver como esa entre humo en la cabeza yo me lo imagino como los ambientadores esos que se activan cuando pasas por delante y echan un pequeño chorro de ambientador.

Esto, que puede parecer un poco raro, no esta basado en mis estudios de filosofía oriental ni de meditación, sino leyendo cosas de psicología moderna. Son trucos neuro-linguisticos diseñados para guiar a la mente y por ende nuestra energía. 

Este ejercicio, o tipo de meditación, que acabo de explicar se puede usar imaginando que esa energía entra solo en nuestra cabeza, para calmar nuestros pensamientos, o se puede usar en todo el cuerpo, es una técnica de relajación. Para comprender porque funciona este tipo de visualización hay que comprender la mente, la mente puede estar centrada en 3 aspectos diferentes: lo externo, lo interno y el vacío. Voy a saltarme el estado de foco en el vacío porque es un poco demasiado avanzado, pero me apetece hablar de los otros dos estados.

Foco de la mente en lo externo y lo interno

 Cuando la mente se enfoca en cosas externas se esta enfocando en todo lo que uno no es, la lista es inagotable, y cuando me refiero enfocada me refiero más a  pensar en ello o poniendo mi atención en ello que observándolo directamente. Podría estar poniendo el foco en alguna cosa que me haya pasado hace poco, en personas, en situaciones, en cosas del futuro, en dudas, en miedos, en alegrías, en deseos, en iras, en condenas, en planificar algo que voy a hacer,... En definitiva, estoy solo y no estoy aquí y ahora, sino pensando "en eso".

Cuando la mente se enfoca en el interior uno tiene la sensación de estar enfocándose más en sensaciones, en partes del cuerpo que están estresadas, tensas o libres y relajadas. Al hacer esto, sobre todo si uno consigue relajar la mente, entra en otro estado, a lo que yo llamo "estado de atención presente". En ese estado lo que importa es el aquí y el ahora, lo que hace es que uno tenga una mente lúcida. Este estado sirve para ser más creativo, para ver problemas desde un punto de vista diferentes y para hacer lo que uno este haciendo de forma más armoniosa. También sirve para fluir con nuestros sentimientos sin dejarnos llevar por ellos o no ver nada como tan bueno ni como tan malo.

¿Y qué es la vida?




Dicho esto voy a lo que he venido, a hablar de mi libro, no he empezado a escribir este post para explicar cosas, al fin y al cabo ya son la 1:34 de la mañana, he venido a divagar, cual hippie de los años 60. Dentro letanía...





La vida 

  Cuando observo la vida veo Caos, pero al mismo tiempo veo un conglomerado perfecto y un increíble orden superior en todas las cosas que pasan.
Cuando observo la vida veo sufrimiento, perdida, rechazo y destrucción, pero siempre acompañado de amor, creación, vida y alegría.
Cuando observo la vida veo que el mayor de los dones del universo consisten en la libertad y en fluir con alegría, y los mayores males ocurren siempre por mentalidades cerradas y no inclusivas del Todo.
Hay algo que hace que cuando algo suba mucho acabe bajando, y que cuando algo baje mucho acabe subiendo, es lo que yo llamo el Orden Infinito. 

Uno puede plantarse delante de la persona más exitosa del planeta, mirarle tranquilamente a los ojos y decirle con toda la seguridad del mundo: caerás, a lo mejor no hoy, a lo mejor no mañana, pero caerás. Pero uno también puede plantares ante la persona más desdichada y sufrida del universo y decirle, con igual seguridad: ascenderás, y un día en tu vida volverá el amor, la paz y la felicidad.

Creo que ese Orden Infinito es lo que yo llamo Dios, o la naturaleza, o el Universo, tu mejor amigo y tu mayor enemigo al mismo tiempo. El organizador infinito, que esta en todas las cosas, en todas las persona y en todas las situaciones. Un día, ese Organizador, en esta magnánima obra que es la vida, decidirá, en toda su sabiduría, que mi camino llega a su fin, y enviará, de forma directa e intransigente, a los siervos de la muerte para que terminen con este cuerpo y poder así resurgir en un nuevo mañana, en un nuevo mundo, en nuevas y ricas experiencias.

Ese Orden Infinito, es más que grande, es el Todo. Cuantas veces me he pensado superior a ese orden,... cuantas veces, en mi necedad, he pensado que podría romper sus barreras y ser siempre feliz, o tener siempre "eso", y a cuantas personas observo, anhelantes, no perder lo que nunca tuvieron. Otras veces, también imbuido por la ignorancia, pensaba que "eso que ansiaba" no llegaría nunca: parejas, trabajos, nuevas experiencias, pero el Orden Infinito, con el tiempo, vuelve siempre a poner a mi disposición oportunidades infinitas de vida, cargadas de placer, alegría, dicha y felicidad. Y me veo cargado de gratitud, miro al cielo y doy gracias por todos esos regalos que la vida da.

"Se tu mismo, todo lo demás vendrá cuando tenga que venir y se irá cuando tenga que irse", esa es la frase que desde eones, desde el infinito de los tiempos, creo que ese Orden Infinito susurra a los oídos de todos los que le escuchan. Cuan simple consejo en la teoría, cuan arduo consejo en la práctica. Me duele todas las veces que he sido rechazado, pero más me duele todas las veces que yo, en mi ignorancia, rechacé a otros, ojala ese Orden Infinito, en su eterna sabiduría, sepa perdonarme como  se que ya ha hecho y perdone a esas otras personas, como ha hecho también.

Y esas son mis reflexiones nocturnas, escribiendo bajo el amparo de la luna en una terraza, en una nocturna noche de 11 de julio de 2018.


Comentarios