Nepal: Visitando el Museo Nacional de Nepal, con Zara y Steven


Steven, Zara y Yo.

Viaje

Zara y Steven

  Cuando decides que vas a viajar solo y te vas a ir a la otra punta del mundo una de las grandes preocupaciones que surgen es saber como te vas a llevar con la gente. Como yo iba a una cosa de voluntariado sabía que iba a conocer gente, pero no sabía muy bien que esperarme. He conocido a varias personas en este viaje, muchas de ellas únicas, en un sentido u otro, pero sin duda alguna Zara y Steven son las personas con las que me siento más a gusto y por eso quería dedicarles un espacio especial.

Los tres somos capaces tanto de chilear e ir a nuestro rollo como de hacer cosas juntos como ir a ver algo (en este caso el Museo Nacional) o viajar juntos en general. Como son personas que salen bastantes veces en las fotos me gustaría un poco hablar de ellos y presentarlos de una forma muy genérica.

Zara es mejicana, tiene solo 19 años y esta recorriendo Asia. Hacer eso con esa edad me parece de una persona realmente madura, y luego una vez la conoces es justo lo que es. Llegamos el mismo día y fuimos conociendo a la gente juntos con lo cual es una persona con la que me llevo bien desde el primer día. Tras contarme su historia tiene una vida realmente interesante, pero evidentemente por motivos de privacidad es algo que no voy a escribir en un blog. Sea como sea una persona que sin duda alguna ha hecho mi viaje mucho más agradable y con la que afortunadamente puedo comunicarme sin problemas en español y que espero seguir conociendo más estos próximos días antes de irme a Tailandia.

Steven es un estadounidense nacido en Filipinas. Es mi compañero de cuarto y tiene un pasado trabajando en cuerpos de seguridad en Estados-Unidos lo cual hace que sea una persona realmente interesante también, sobre todo cuando habla de su pasado, que volviendo al tema de privacidad no lo voy a publicar aquí. Con 40 y poco años parece mucho más joven y también es una persona que me alegro de haber tenido de compañero de piso porque sabe ir a su rollo y suele estar siempre sonriente.

Ambas personas han hecho que mi viaje, al menos por Nepal, sea mucho más agradable, con lo cual quería dedicarles este espacio en el blog. Una vez dicho esto voy a contar nuestra visita en el Museo Nacional.

El Museo Nacional

Como me queda poco tiempo aquí, solo 10 días, he decidido casi todos los días ir a visitar algo nuevo si puedo, ya que las clases solo duran de 10:00 a 11:30. Hoy era domingo con lo cual tenía todo el día libre. Como ya he visitado la mayor parte de las cosas que merecen verse simplemente entro en Google, pongo "cosas que ver en Katmandú" y voy un poco a lo que sea, aunque no parezca muy interesante.

Esta mañana he decidido ir al Museo Nacional. No me interesaba especialmente pero repito, todo lo que vale la pena ya lo he visto. Tras proponerlo a los voluntarios al final se apuntaron Zara y Steven, mientras que otro grupo de voluntarios fue a ver otras cosas que nosotros ya habíamos visto.

El viaje en taxi

  Solo el primer taxi ya fue una aventura, el tipo se perdió. Nos dijo que sabía donde estaba el sitio pero la verdad es que no, así que empezó a llamar mientras conducía y tras unos 20 minutos dando vueltas y preguntándole a varios policías al final simplemente nos bajamos del taxi y nos fuimos.

Tras esta magnifica experiencia nos sentamos a tomar algo en un bar para desayunar.


Tras hablar un rato decidimos darle un segundo intento y este segundo taxi si que supo llevarnos, nos hicimos una foto con el porque era muy majo, no como el anterior taxi.


El Museo

  Llegamos al museo, que estaba bastante apartado y desierto, y entramos. La entrada son unas 200 rupias, menos de 2 €. Esta dividido en 3 edificios. En el primer edificio hay estatuas. No es lo más divertido del mundo y es un poco "soso" pero bueno es lo que  hay. 

Elefantes multi-brazos follando, eso es un poco el primer edificio.

  El segundo edificio es incluso un poco más aburrido que el primero, son mándalas y cosas por el estilo. Como estábamos solos nos hicimos algunas fotos divertidas.




  Luego el tercer edificio era enano pero tenía cosas interesantes, algunos fósiles, pero tampoco nada del otro mundo.



Así eran los murciélagos en el Palacio

Y ya esta... Lo mejor de este tercer edificio es una parte donde están los típicos espejos que te cambian la forma. Subo algunas fotos:









En resumen

  Ha sido divertido, si hubiera ido solo hubiera sido más aburrido pero como íbamos los tres ha sido la típica situación que acompañados se vive mejor. Al irnos nos hemos hecho la foto de portada de este post y luego hemos ido a Thamel, donde me he comido unos magníficos espaguetis.


----------------------------------------
 Busca más posts interesantes en el Indice.

Comentarios