Tailandia: Despedida de Tailandia, o mejor dicho de Bangkok ( a lo mejor)



Reflexiones

Un poquito de nostalgia pasajera

  Bueno, aquí estamos otra vez, dejando un país. El sentimiento de dejar un país es un sentimiento extraño, no es como dejar una relación o un trabajo, es literalmente dejar algo más grande, aunque no por ello más traumatico. Conoces la moneda, conoces las formas de transporte, conoces más o menos como es la gente, sabes como es la seguridad, ya tienes tus lugares conocidos en los que te sientes a gusto... y de repente todo eso lo dejas atrás. De un momento a otro llegas a otro país y tienes que aprender las cosas más básicas desde cero. Pero esta bien, sobre todo si lo ves como una aventura.

En mis dos viajes anteriores estaba muy pesimista antes de cambiar de país, ahora creo que algo ha cambiado en mí, no se realmente lo que es, pero simplemente me siento más seguro. Otra vez no se lo que me espera pero ya veremos, algo en mi me dice que simplemente todo ira bien y ya no me siento pesimista ni con miedo. Sera lo que tenga que ser, no estoy tan preocupado ni me siento tan fatalista.

Nota: Acabo de ver que 1 € son 4.596,00 rieles camboyanos, ufff,.. un cambio incómodo de moneda. Lo voy a simplificar a 4.000 rieles, con lo cual 2 € son 8.000 rieles, no esta mal.

Estos últimos días han sido interesantes, una chica estuvo tratando de ligar conmigo en un centro comercial, bastante inesperado, y ella bastante guapa, he ido a un museo bastante absurdo del cual hablaré más adelante si me parece, y como siempre he ido conociendo y despidiéndome de mucha gente en el hostal, además de salir de fiesta y seguir conociendo a gente aquí y allí. Pensaba escribir un post sobre como es vivir en un hostal, o similares, pero por ahora no me apetece, lo dejaré para más adelante. Sea como sea en nada dejo Bangkok y me voy a Camboya, a la capital, Phnom Penh, me ha costado semanas aprender a escribir el nombre sin mirarlo en google.

¿Y ahora?

  Pues resulta que estoy esperando que me digan si me van a coger en unas prácticas en un hotel en Bangkok, me han dado como fecha limite el 29 de Noviembre, lo cual quiere decir que en cualquier momento hasta esa fecha me pueden decir que si, y tener que venir a Bangkok a morirme con el papeleo que tengo que hacer, o me pueden decir que no, en cuyo caso ya tengo un plan B.

Mi plan B es simplemente seguir viajando por Asia, a una serie de ciudades que tengo en mente. Pero sobre todo, si me dicen que no, me centraré en buscar trabajo por internet y adaptarme al país según las posibilidades laborales. ¿Pero en que país? Hay tantas posibilidades que es un poco abrumador. Por eso por ahora simplemente voy a adaptarme a un nuevo país, Camboya, y según lo que me digan de las practicas me replantearé mi camino.

Lo que me ha enseñado Bangkok

  Con Bangkok he tenido una relación curiosa, la primera semana no me gustó nada, la segunda semana empezó a gustarme, la tercera semana me quería quedar a vivir aquí si o si, y esta última semana en la que estoy soy consciente de que a lo mejor no vuelvo, o de pasada, porque creo que ya he visto todo lo que hay que ver, y por lo tanto estoy de despedida interna pero no pasa nada, lo acepto. En el momento en el que escribo esto son las 3:00 de la tarde y me voy mañana a las 7 de la mañana con lo cual me quedan menos de 24 horas, pero aunque estoy enamorado de esta ciudad otra parte de mi sabe que será lo que tenga que ser.

En Bangkok he aprendido como es vivir en un hostal, en el Been Hostal Ratchatewi para ser más exactos, donde he estado un mes, y la verdad es que la experiencia me ha encantado. Los primeros días se me hizo duro pero como todo en la vida uno se acaba acostumbrando.

Lo que mas me ha gustado de Bangkok son: la gente, la comida, la infraestructura y la novedad de muchas cosas. Evidentemente si me quedara aquí mucho más tiempo al final todo se terminaría convirtiendo en rutinario, pero tardaría bastante tiempo creo yo, dependiendo de lo que hiciera.

Pero bueno, no se que camino va a tomar mi futuro más inmediato. Se lo que me gustaría, pero a veces lo que uno quiere para si mismo no es lo mejor y el universo acaba tejiendo otro camino. Lo que se es que al menos estoy intentando labrar un camino, como decía Serrat, "Caminante no hay camino, se hace camino al andar".

----------------------------------------
 Busca más posts interesantes en el Indice.

Comentarios