Bangkok: Reflexiones tras un mes en Bangkok, Hijos de lo nuevo


Bangkok, esa gran ciudad

Experiencias

Intro

  A veces me pasa que vuelvo a leer mis propios posts y me parece que todo eso lo escribí hace años. Estaba pensando la razón de esto y compartiéndola con unos amigos que también están viajando por aquí y la conclusión a la que hemos llegado es que cuando cambias tantas veces de medio en poco tiempo el tiempo pasa diferente.

Si estas un año trabajando en una oficina haciendo siempre lo mismo parece que el tiempo no pasa nunca, porque siempre haces lo mismo, pero si cada semana conoces gente nueva, tienes nuevas experiencias y ves sitios nuevos, aunque sea dentro de la misma ciudad, entonces el tiempo pasa diferente.

2 meses

 Aunque en el post pone un mes en Bangkok realmente llevo dos meses. Estuve un mes, luego me fui a Camboya y luego he vuelto y ahora mismo llevo un mes. Sin embargo para mi son meses diferentes. El primer mes era un turista, me estaba acostumbrando a la ciudad y mi experiencia fue la que fue, y al principio Bangkok no me gustó nada de nada...

Tras pasar un tiempo aquí decidí que a lo mejor si que estaba hecho para Bangkok, para sus centros comerciales ricos y sus precios para pobres. Y es que si algo me sigue llamando la atención es eso, la relación calidad-precio en Bangkok es muy especial.

Este segundo mes estoy viendo Bangkok desde un punto de vista diferente. Primero me había propuesto meterme más en la sociedad y creo que mi objetivo se está cumpliendo. Esta semana termino mis clases de tailandés y mi tailandés es simple y llanamente impresionante (para llevar solo un mes estudiándolo). Esto es debido a la escuela a donde he ido, la Duke School, mi magnifica profesora, el ambiente, y las otras personas han hecho que aprender tailandés haya sido algo tan fácil y divertido.

Con la mejor profesora de Tailandés del mundo.

Luego de aprender el idioma, que ya ayuda para empezar a conocer una cultura, he ido conociendo a tailandeses y tailandesas. Desde el puesto de los zumos al que siempre voy y con quienes hablo en tailandés y sobre todo la gente que conozco los domingos en los meetups, gente de todo el mundo pero en gran parte de Tailandia. Este fin de semana por ejemplo estuve hablando con un periodista y una programadora tailandeses, y hablar con ellos ayuda a ver todo desde puntos de vista diferentes.

 Lo bueno de la escuela donde estudio es que enseña la base que vas a usar en la calle, no cosas sin sentido, preguntar que tal, los números y las expresiones normales del día a día. Eso hace que ya pueda tener una conversación normal con un tailandés si la otra persona habla relativamente lento y no saca vocabulario demasiado difícil. 

Pero bueno, "Pom passa Thai nit noi krap", que significaría que ya hablo un poco de tailandés.

Hijos de lo nuevo

  Otra de las cosas de las cuales me estoy dando más cuenta en este viaje es el constante deseo del ser humano por el cambio. Creo que el ser humano necesita ponerse siempre nuevas metas y nuevos desafíos para seguir creciendo como persona, sino muere por dentro. Con los extranjeros que conozco aquí me llevo bien con casi todo el mundo porque tienen esa mentalidad, la de seguir creciendo, y muchos no quieren volver a sus países, incluido yo en parte. He conocido gente de Francia, México, Perú, América, y muchos otros países que no quieren volver a sus países porque ya no cuadran. Es un sentimiento como de completitud, como que en tu propio país sabes que ya no hay desafíos que merezcan la pena y ya has completado todo lo que tenías que hacer allí y por ello uno decide vivir nuevas experiencias fuera.

Hace unos años a mi no me gustaba tanto viajar, pero simplemente es algo que llega en determinado momento de la vida de cada uno, ese viaje se puede empezar a cualquier edad, aquí he conocido a gente que ha sentido esa llamada de viajar desde los 19 a los casi 60 años, cada uno tiene su momento y su lugar, así como su destino.

Alex, una grandisima persona, de México. Es curioso como entre Zara y Alex con quien creo que mejor me estoy llevando en Asia es con gente de México. Son gente padrisima.

Aquí en Bangkok si todo va como yo quiero que vaya me gustaría quedarme al menos 10 años. Pero en las ciudades anteriores donde he vivido también planificaba así y luego solo me he quedado un par de años en cada una así que soy consciente de que una cosa es lo que uno quiere hoy y otra la que quiere mañana. Como decía antes somos hijos de lo nuevo y cuando el ser humano ya conoce todo sobre algo suele decidir cambiar para conocer algo nuevo, al menos eso es lo que creo que mantiene nuestro espíritu sano.

Sea como sea durante este mes la verdad es que siento que sigo aprendiendo cada día más y más de mi mismo, lo cual me alegra y me fascina. Una de las cosas que me enamora de Asia, y pasa también en Bangkok, es lo bien que esta entremezclada la religión y la espiritualidad con la vida diaria. En Occidente la iglesia es ese lugar donde vas los domingos vete tu a saber para que... Aquí la ciudad esta llena de mini santuarios en la calle donde la gente pasa, reza unos minutos con verdadera devoción y sigue andando.

Un ejemplo de ello, este es una de los miles de santuarios que hay por la calle. Me llamó la atención ver al hombre rezar un rato mientras la mujer de la derecha hacía fotos como si nada.

Aquí puedes ver a una chica super pija, vestida de Gucci y con miles de bolsas de ropa que se acaba de comprar hablar con una amiga por móvil, verla parar un rato, rezar unos minutos en un santuario y luego seguir andando como si nada y volver a llamar a su amiga. Esto a mi me gusta, me gusta ese intercambio entre religión y vida. La religión no es algo "raro" o taboo, simplemente esta bien incluida en la vida diaria de las personas. Hay mini templos de estos en todos, o casi todos los lugares, de mayor o menor tamaño. Y cuando ves las caras de la gente que esta rezando, aunque sea unos minutos, puedes sentir que lo hacen con verdadera devoción.

A lo mejor algún día le hago fotos a algunos de los mini-santuarios que conozco y los subo en un post porque son realmente bonitos y curiosos.

La vida

Y así es, la vida sigue. Estos días escribo muy poco porque estoy siempre haciendo cosas, es más ahora mismo son las 19:00 de la tarde y aún tengo que pasar a limpio lo que he estudiado de tailandés y aprenderlo, tiempo no es algo que me sobre estos días. Lo dedico a tirar curriculums para trabajar y la verdad es que voy teniendo cada vez mejor feedback, en parte también porque voy perfeccionando mi forma de buscar trabajo y hablando con tailandeses que me dan buenos consejos.

Así que espero en los próximos meses conseguir algún trabajo interesante y poder seguir contando mis aventuras en Tailandia desde una perspectiva diferente. También voy a mirar algún condo (apartamento) porque aquí por lo visto están hiper baratos y creo que se pueden alquilar por meses. Un buen condo te puede costar creo unos 200 €, pero bueno sobre ello escribiré cuando tenga más conocimiento de causa.

También estoy conociendo a gente extranjera con objetivos similares a los míos que tiene experiencia en diferentes cosas y eso ayuda a sentirte parte de un grupo mayor.

Algunas de las personas que he conocido en la academia de tailandés y con las cuales salimos a comer después de las clases.

Y eso es un poco todo. He conseguido llegar y adaptarme de una forma un poco más profunda a la sociedad tailandesa pero soy consciente de que aún me queda mucho por conocer, y si no controlo la lengua es algo que solo podré llegar a hacer hasta determinado límite. Es curioso lo importante que es el tema de la lengua y el idioma. Ojala todo el mundo hablara un idioma común en el mundo.

Sea como sea aunque no he conseguido todo lo que quería en este mes si que he conseguido lo general, ahora es solo seguir viviendo el día a día y ver que nuevas trae.

----------------------------------------
 Busca más posts interesantes en el Indice.

Comentarios