domingo, 22 de septiembre de 2019

Shanghai: El principio del fin, opinión de China a medio viaje



Viajes

Por la mañana

  Son las 10:00 de la mañana y me acabo de despertar. Ayer no escribí nada porque fue un día muy intenso y estaba casi literalmente muerto, es más, estoy bastante seguro de que me dio un golpe de calor, y pensándolo bien lo raro es que no me haya dado nada antes ya que llevo 5 días andando más de 10 horas y la mayor parte de ese tiempo bajo un sol abrasador.

Ayer fui a varios museos y templos y conocí a algunas personas y por lo tanto hoy en vez de levantarme y salir a patear todo el día, como llevo haciendo estos días pasados, he decidido tomármelo hoy con tranquilidad y salir un poco más tarde, cuando no haga tanto sol.

Luego voy a dedicarle algún post a las cosas que hice ayer pero me gustaría que este fuera un post de reflexión.

China

  China… China, China, China… Como definir China?

Pues afortunadamente para ello no tengo que basarme solo en mi experiencia, estos últimos días ya he ido conociendo a algunas personas, extranjeras, evidentemente. Sobre todo tuve una conversación sobre el tema con un americano por un lado y por otro lado con dos sevillanas.

El tema de las sevillanas es curioso. Estaba esperando al metro turístico cuando se me acercó una chica a preguntarme en inglés, con un marcado acento del sur de España, si hablaba inglés. Le dije con una sonrisa alegre, en castellano, que hablaba inglés y castellano. Lo que siguió a esa conversación fue un buen rato de charlar sobre lo que les parecía China. Ellas llevaban solo 2 días y me decían con ese acento tan característico que tienen los sevillanos “mira que rancios son los chinos y que difícil es aquí todo hijo!”. Decían haber viajado bastante en su vida pero decían también que China se les hacía muy dura, pero bueno al final se mostraron optimistas, como solemos hacer todos los españoles ante la adversidad, nos quejamos pero terminamos diciendo “pues oye, así es la vida, palante”.

Pero bueno volviendo al tema de China…

Primero y antes que nada se que no soy para nada objetivo, este es solo mi sexto día en el país y me voy en dos días. Además mi experiencia es la de haber visitado Shanghai, no China en general. Por lo tanto es como si un chino fuera a Madrid una semana y ya dijera que sabe como es España. Pues no… evidentemente. Por lo tanto soy consciente de que esto no es nada más que mi punto de vista.

Ahora bien, China es tan hermética en ciertos asuntos, como por ejemplo el tema del visado, que el 99% de gente que visite China va a tener o esta o una experiencia similar.


China China

  China no es agradable, ni lo es ni intenta serlo, China, desde el minuto 1, trata de que te sientas incómodo, y cuando me refiero a China no me refiero especialmente a los chinos, sino a China, en general.

Hay dos grandes pilares que hacen que China se te atragante desde el minuto 1. El primero es que internet desaparece, literalmente, a no ser, evidentemente, que sepas chino. El segundo es que absolutamente todo esta en chino, incluso las cosas para turistas, y solo algunas cosas muy marcadas están también en inglés, y suele ser en letra pequeña.

La gente además no habla inglés. Esto no es siempre así pero el 99% de las veces. Por ejemplo el otro día fui al cine en la calle más comercial y más turística de la ciudad y el que vendía las entradas no entendía nada, ni la palabra “movie”. Al final y tras hacerle gestos nos entendimos, me enseñó unas fotos y terminé viendo una película en inglés, pero vamos, he tratado de hablar con chinos aleatorios y nadie habla inglés. Como curiosidad aquí en mi barrio, a hora y media del centro de Shanghai, en el Macdonalds el que sirve las hamburguesas habla un inglés perfecto.

Así que si, eso pasa, a veces el policía o el guía turístico no habla inglés pero el tipo que trabaja en el Macdonalds en la otra punta de China si lo habla.

Ahora bien, en Bangkok yo decía lo mismo los primeros días y al final me di cuenta de que mucha más gente hablaba inglés de lo que yo pensaba. Pero en Tailandia la gente hace el esfuerzo, aquí directamente la mayoría te mira mal.

Esto se agrava por le segundo tema, internet. Este martes jugaba la selección española de baloncesto aquí en Shanghai, estuve tratando de mirar como comprar entradas y me fue imposible, aunque fuera solo informarme. Porque repito, Google no funciona y el internet chino está solo en chino. Pero bueno no voy a incidir mucho en esta tema porque a lo mejor le dedico un post aparte.

La ciudad

 ¿Pero que me parece la ciudad quitando estos dos temas? La verdad es que me encanta. Es cara, más que Tailandia, evidentemente, pero me encanta, sus edificios, su infraestructura,… y la verdad no me molestaría tener que hacer horas tan largas de metro si no fuera porque no puedo mirar ni youtube ni nada en general, como hacen todos los chinos con sus APPs chinas.

Aislamiento, así me siento y así se siente uno en China, totalmente aislado. Pero no se siente uno aislado solamente, sino que también se siente impotente e indefenso.

Esto se agrava por ejemplo con el tema de la comida. La mayor parte de los restaurantes esta solo en Chino, con un menú en chino y unas cuantas fotos de cosas que no se sabe lo que es. Pero sin embargo, cosa curiosa, Shanghai esta plagada de KFC, Macdonalds y Burguer King. Es absurdo la cantidad de este tipo de restaurantes que hay. He estado buscando muchas veces comer algo chino pero me es imposible, otra vez por tema del idioma.

La expresión “parece que esté en chino” nunca tuvo tanto significado.

Si me paro a observar mis sentimientos me siento decepcionado, creo que esa es la mejor forma de describirlo. Me siento como si fuera a ver una película que llevo muchos meses esperando ver pero luego cuando empieza la película me diera cuenta de que solo esta en Chino, sin subtitular, y que no existe ninguna forma humana de que nadie la subtitule, y estuvieras viendo esa gran película, con muchos efectos especiales y viendo como toda la gente alrededor la esta disfrutando, a veces riendo, a veces emocionados, pero simplemente no quieran compartir esa experiencia contigo, como si no existiera ninguna forma de verla nunca en un idioma que comprenda.

Eso crea tristeza y frustración. Sinceramente si solo supiera español y no supiera inglés comprendería que es culpa mía, porque todo esta en ingles hoy en día. Pero se inglés, francés, castellano e incluso una mínima base de tailandés. Si teniendo todos esos idiomas uno no se puede entender en un país… mal vamos.

China consigue eso, que te sientas como que eres una mierda, como que no eres lo suficientemente bueno para ellos y además te castiga dificultando que te entiendas con ellos.

Eso evidentemente no siempre es así, al fin y al cabo he visto algún extranjero con alguna china por la calle que parecen novios. Es probable que si uno aprende chino pueda integrarse de una manera mucho más efectiva en su comunidad pero a cambio de qué? Recuerdo que no tienen ni Netflix, ni Amazon Prime,… es algo así como si te dijeran que te aceptan pero solo si estas solo con ellos, obligándote a cortar cualquier lazo con el exterior. Eso sin contar con la gran cantidad de paginas de noticias o similares que simplemente aquí no existen o están censuradas.

Sinceramente desde mi punto de vista pierden tanto ellos como los demás. China, al menos Shanghai, es un paraíso en muchos sentidos. Es una ciudad de 25 millones de habitantes bastante segura y si fuera posible, si no fuera tan complicado, me encantaría tener alguna conversación de cualquier tema con gente China, pero simple y llanamente eso no es posible.

Es un universo tan paralelo... No se ni siquiera si saben lo que es Juego de Tronos, Los Simpsons o quienes son Los Beatles, primero porque no lo puedo buscar en Google y segundo porque no entienden ni “hola”, con lo cual toda posible capacidad de conversar se esfuma.

Muchos te miran con curiosidad, como si quisieran hablar contigo, pero luego apartan la mirada, como con miedo. Pensé que a lo mejor era por ser chico pero las sevillanas me dijeron que sentían lo mismo. Nos temen, somos como “los malos”.

Eso me lleva a otra anécdota. El otro día estaba en el metro, que siempre esta lleno, y yo estaba sentado y le dejé mi sitio a un hombre mayor cuando entró. En China nadie deja el sitio a nadie por lo que he visto. El hombre se me quedó mirando sus 5 paradas sentado como si el diablo le hubiera dado 1 millón de dólares, cuando se fue, yo seguía de pie por la zona y expresamente me llamó “con gestos” para devolverme el sitio cuando se levantó, defendiendo el sitio de otros chinos que querían sentarse en el. Por lo que vi en su mirada cuando se fue estaba como muy afectado, como si su peor enemigo le hubiera acabado de salvar la vida o algo, como si ese simple gesto rompiera absolutamente todos sus pensamientos preconcebidos sobre lo que son “los extranjeros”.


La influencia extranjera

  Pero curiosamente así como parece que no quieran saber nada del extranjero tienen muchas cosas de ellos. Empezando por todo el tema de restaurantes como Macdonalds. Luego tienen cientos de cosas de “Los Vengadores” y cosas de superhéroes. Pero una barbaridad, les encanta. Es subrealista que siendo “enemigos” de Estados-Unidos la cantidad de cosas que tienen de ellos.

Hay algo que no cuadra, no se lo que es. Es como cuando estas montando un puzle de 50 piezas y aunque tienes todas las piezas no cuadran y no puedes terminarlo. Hay algo, que no se lo que es, que falla.

Como soy muy ignorante del tema histórico de Asia estoy seguro de que tiene raíces históricas, pero se me escapa. Estuve escuchando en el bus turístico que para la Expo de 2010 vinieron 70 millones de extranjeros y que China había estado encantada con ello, pero luego… nada.

No lo entiendo, realmente no lo entiendo, y me gustaría entenderlo. Si China se abriera a acoger mejor al extranjero este país sería totalmente diferente, para bien, o esa es mi opinión. Pero tanto el americano con el que hablé el otro día, que lleva aquí 3 semanas, como las sevillanas, como yo mismo, se que por desgracia no podremos recomendar a nadie ir a China, todos ellos me dijeron que no era un lugar agradable para visitar y que estaban deseando irse.

Y es una pena, porque un país que idolatra tanto a Macdonalds y tiene calles como Nanjing Road hubiera sido para mi una de las mejores ciudades del planeta, mejorando claramente a Bangkok. Además las chinas me parecen increíblemente guapas y no me hubiera importado tratar de formar una familia China con una mujer China si se hubiera dado la oportunidad en un universo alternativo. Pero nada de eso va a ser posible, porque China te echa, literalmente, de sus tierras. Te echa tengas o no dinero.

Nunca una ciudad, o mejor dicho un país, me ha atraído y me ha repelido tanto al mismo tiempo.
---------------------------------------- 
 Busca más posts interesantes en el Indice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario