jueves, 26 de septiembre de 2019

Shanghai: Opinión final de Shanghai y de China



Viajes

Brrrr…

  Antes de empezar: mi opinión no la considero muy válida, en otro post decía que mi opinión es como si un chino se fuera una semana solo a Madrid y juzgara a toda España solo por sus experiencias allí. Es como si el chino dijera “pues los españoles les gusta el bocata con calamares” pero yo soy español, no soy de Madrid y me parecen una aberración esos bocatas, aunque me he comido un par, todo sea dicho y se que no soy el único que no les agrada del todo en España. Viva la paella.

Pero la finalidad de este blog no es, y nunca ha sido, la de ser portavoz de la verdad. Es un diario, lo cual quiere decir que se da por sentado que es total y absolutamente subjetivo a mi punto de vista y creo que he dejado siempre claro en todo momento que eso es justamente lo que es, una opinión, y como bien decía Clint Eastwood “las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”.

Un simil perfecto

  Hoy, mi ultimo día en China, he vivido una experiencia que ha reflejado a la perfección lo que pienso de China a todos los niveles.

Estaba cansado, tenía hambre y he ido a un restaurante. Era el restaurante de uno de los museos más importantes de China y he tenido claro desde que he visto los platos puestos lo que quería, quería unos espaguetis con tomate que tenían muy buena pinta. Si, es cierto que muy chino no es, pero ese no es el tema.

El tema es que era uno de esos sitios que los platos ya están hechos y solo tienes que cogerlos, ponerlos en tu bandeja y pagar. Esos espaguetis tenían una pinta perfecta pero como no soy tonto y soy zorro viejo antes de cogerlos me he hecho una pregunta clave: “¿hay tenedores?”. Tras buscarlos he preguntado “por signos” a la que los daba y me ha dicho que no y me ha señalado los palillos chinos.

Estoy total y absolutamente seguro de que es posible comerse unos espaguetis con palillos chinos, los chinos, que han nacido con ellos, estoy seguro de que podrán hasta montar una base nuclear solo usando palillos chinos, pero yo no. Así que me he cogido arroz con pollo, como siempre y al final me lo he comido con una cuchara de la sopa, que eso si que tienen.

Y ese es el simil perfecto de China. 

Al igual que el restaurante te presenta unos magníficos espaguetis, China te presenta una ciudad magnifica y perfecta, con su metro, sus tiendas, sus atracciones, su gente, pero luego a la hora de la verdad te dice que no tiene tenedores. Y entonces se rompe todo. De nada me sirve, como extranjero, que me pongas unos espaguetis perfectos si luego me dices que no me vas a dar una herramienta adecuada a mi ser para comérmelos, no me sirven, mi interés por los espaguetis se desvanece, por mi como si los tiras a la basura. 

De igual forma no me sirve de nada que me pongas una ciudad magnifica y perfecta si baneas toda posibilidad de tener contacto con internet (Google), con mis amigos (whatsapp, Instagram,…) y con herramientas que yo uso para moverme (Google maps) y me las sustituyes por herramientas que solo están en Chino. No solo eso sino que absolutamente casi nadie habla inglés.

Es como si me das unos espaguetis y me dices que me los coma con unos palillos chinos, a lo mejor lo acabo consiguiendo, pero me va a ser tan incómodo a muchos niveles que acabaré detestando a los malditos espaguetis, aunque sean los mejores del mundo.

Hay muchas cosas que no he contado de China, porque no tengo tiempo ni ganas, pero cuando suelo decir por ejemplo “he ido a tal museo” no suele ser que he ido a ese museo como si fuera lo más fácil del mundo. A veces he llegado a estar más de 30 minutos para descifrar como llegar estando relativamente cerca, eso cuando lo he conseguido.

Por poner algunos ejemplos el martes quería ir a ver jugar a España a Baloncesto, no voy a decir que estaba dispuesto a pagar lo que fuera pero vamos, era uno de esos momentos que solo se puede hacer una vez en la vida, ir a ver a jugar a España en China en un mundial de algo. Me pasé más de una hora tratando de saber como comprar las entradas o saber donde jugaban. Por cualquier razón ese día mi VPN no iba y las páginas en chino bueno… están en chino, es así de simple. Es verdad que a veces Android te autotraduce las páginas, al fin y al cabo es así como he conseguido visitar tantos sitios, pero por la razón que fuera nunca llegué a saber ni donde iban a jugar ni como comprar las entradas. Sigo sin saberlo.

Con el Shanghai Circus World lo mismo, hay una parada que se llama así pero resulta que han movido el sitio, solo un par de calles más lejos, pero para encontrarlo tuve que interactuar con algunos chinos que por medio de signos al final me llevaron por la buena dirección. Tardé en encontrar el sitio 1 hora, y estaba a 10 minutos andando. Todo esto bajo un sol abrasador y la mirada de total indiferencia de la gente a la que le preguntaba.

Leyendo esto uno puede pensar que soy un inepto viajando, que a lo mejor es verdad, pero he estado solo en el último año en Tailandia, Nepal, Camboya, Kuala Lumpur, Laos y siempre me ha sabido mover bien o muy bien. Eso sin contar cuando he estado en otros países del mundo. He llegado hasta a encontrar un trabajo en Tailandia y sacarme el carnet de moto, lo cual no es tan obvio como parece.
Pero en China todo esta en Chino, la gente solo habla chino y Shanghai es una ciudad absurdamente grande con lo cual no es tan obvio como pudiera parecer. Moverse es endiabladamente complicado.

Y eso…

Estoy cansado, lleno de picaduras de mosquito y me da miedo descansar por si me vuelven a acribillar los mosquitos, con lo cual se que no estoy del mejor humor. Pero la verdad, no se me ocurre otra cosa que decir de China que eso.

Creo que con el simil de comer unos espaguetis con palillos chinos he podido representar visualmente a la perfección lo que quiero decir.

----------------------------------------
 Busca más posts interesantes en el Indice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario