sábado, 16 de noviembre de 2019

Chiang Mai: De casualidades, piscinas y turnos nocturnos

Esta es la piscina de la que hablo más abajo

Viajes

Intro

  Mi objetivo es que este sea un post con contenido, y al ser posible sin tantas faltas de ortografía o de sintaxis como suelo hacer usualmente debido a que normalmente escribo estos posts haciendo otras cosas al mismo tiempo (ver fórmula 1, trabajar, etc...). La razón por la que he decidido escribir este post en condiciones es muy simple: estoy trabajando en turno nocturno especial. Eso quiere decir, en otras palabras, que tengo que estar de 12:00 de la noche a 8:00 de la madrugada solo, delante de un pc, sin saber que hacer. Este horario solo es este fin de semana y solo suele tocar un par de veces al año, y este finde me ha tocado... Lo cual quiere decir que en este turno no tengo compañeros de mesa con los que hablar, que es lo que suelo hacer en mi horario normal.

Shit

Por ello he decidido hablar de un par de cosas y contar un par de anécdotas. Principalmente me gustaría hablar de como estos días he descubierto una piscina perfecta, que es justo lo que buscaba,  también quiero hablar de lo que suelo hacer en mi tiempo libre (me ha surgido la idea hoy hablando con mi familia) y finalmente si me apetece escribiré de lo que surja si me apetece añadir algo.

Antes de empezar me gustaría compartir la música que estoy escuchando mientras escribo esto porque me encanta y la quiero dejar en mis memorias.

Es de una serie de anime que he leído que ahora están rodando la serie para Netflix con actores reales y puede ser que en unos meses/años sea hiper conocida. Por ahora solo es famosa entre los frikis del sector.


He encontrado una piscina perfecta

  Esta semana no trabajaba entre semana ni miércoles, ni jueves ni viernes (ya que trabajo sábado y domingo). Por la tarde del jueves estaba dando una vuelta por el centro comercial donde suelo comprar la comida (no es el Maya). A veces hago eso, salgo a dar una vuelta por Tailandia, por moverme, por ver cosas, sin saber nunca donde me van a llevar los vientos del destino. Es curioso como a veces pasan cosas en esos paseos, por ejemplo encontré este trabajo, en el cual llevo casi 8 meses trabajando, en una conversación absurda e improvisada que tuve con un alemán retirado.

En este caso estaba andando por el centro comercial cuando mi intuición, que ha sido mi fiel compañera durante gran parte de mi vida, me dijo que me diera una vuelta por arriba. Es lo que hice. No vi nada a destacar pero cuando estaba bajando me crucé con Eli, una compañera del trabajo. Nos saludamos, hablamos unos segundos y me dijo que iba a ver a su hermano en la piscina del hotel.

Es entonces cuando mi cabeza se dijo a si misma "¿Espera... Hay una piscina aquí???". Para quien no lo sepa llevo buscando durante algunos meses una buena piscina a la que ir cuando me apetezca. Hay una en mi edificio pero no tiene agua porque... larga historia, lo importante es que no tiene agua nada más.

Por ello acompañé a mi compañera de trabajo a ver la piscina. Nos perdimos durante un buen rato porque uno de los accesos estaba cortado pero bueno, al final la encontramos. Y fruto de ello he encontrado al final lo que buscaba, una piscina que por 2,5€ (lo que es bastante caro en Tailandia) puedes ir a pasar el día. Es una piscina muy grande, tal y como se puede ver en la imagen de arriba, llena de extranjeros, que son los que se pueden permitir esos precios. Además por la forma que tiene la piscina en la mitad de ella suele dar el sol y la otra mitad esta cubierta por un edificio, lo cual es perfecto porque puedes elegir si quieres sol o sombra.

Tras ver la piscina y saludar al hermano de Eli al día siguiente fui a la piscina por mi cuenta. Al llegar se puso a llover pero aún así me bañé y la verdad es que es curioso, bañarte en una piscina en la azotea de un hotel de lujo en Tailandia mientras cae el diluvio universal, me sentí como muy aventurero, como haciendo cosas "extrañas guays", aunque realmente luego tampoco es para tanto. Al rato la lluvia terminó, volvió el sol y pude ponerme moreno un rato.

Ya esta, fin de la historia. 

La anécdota de esta historia es que para realmente conocer un lugar (un país, una ciudad o lo que sea) es necesario mucho tiempo. Es por eso que pienso que para viajar por Asia uno tiene que tomarse mucho tiempo. Por ejemplo conozco a mucha gente que no le ha gustado Bangkok, y lo comprendo. Lo comprendo porque a mi las 2-3 primeras semanas tampoco me gustó nada, es con el tiempo con lo cual vas conociendo las cosas mejor y te vas adaptando a ellas.

En mi caso he tardado 8 meses en saber que la piscina que estaba buscando estaba 5 pisos más arriba donde voy todas las semanas a comprar comida. No lo pone en ningún sitio porque esta en un Hotel anexado al centro comercial por lo que te enteras solo o si eres del hotel o como ha sido mi caso si te cruzas por casualidad de la vida con alguien del trabajo que tiene a su hermano bañandose en la piscina justamente en ese momento.

El hotel donde esta la piscina.

Tiempo libre

 Y cambiando de tema... ¿Que hago con mi tiempo libre? La verdad es que mi respuesta rápida sería: disfrutar de la vida.

Pero para ser más concretos mi tiempo libre lo divido en 3 campos: Obligaciones, Ocio social y Ocio de Chill.

Obligaciones: vienen a ser cosas como limpiar la casa, colada, ir a comprar comida, depilarse o similares. Son cosas relativamente simples pero cuando uno trabaja y solo tiene 2 o 3 días libres a la semana esto te puede ocupar casi un día si uno se pone y lo hace de chill, sin prisas. También meto en ese paquete el "deporte" que en mi caso suele más ir a andar o últimamente ir a nadar un rato a la piscina a tomar el sol. Evidentemente ir a la piscina a tomar el sol no es la obligación más traumática del mundo... pero me gusta verlo como algo dedicado al cuidado del cuerpo y por lo tanto me gusta meterlo en este campo, en el de las obligaciones. También a veces voy al gimnasio, pero prefiero andar o piscina, es más entretenido.

Ocio social: como bien dice la palabra en si misma consiste en quedar con gente para chilear o los planes en los cuales uno participa con quien surja. Por ejemplo en unas semanas voy con la empresa a un Paintball o algunos fines de semana quedamos algunas personas del trabajo para jugar al baloncesto, ir al cine, etc... Son planes en los cuales uno pierde su independencia un poco para adaptarse a lo que quieren los demás.

Ocio de Chill: de este ocio es del cual realmente me interesaba hablar, es lo que yo llamo "El Triángulo Dorado". El Triángulo consiste en Netflix, PS4 y Spotify. Realmente no son solo estas 3 plataformas, pero me gusta nombrarlas así. Por ejemplo cuando hablo de Netflix hablo de películas y series,algunas no las veo por Netflix sino que me las descargo pero la mayor parte de las veces si que uso Netflix. PS4 es para videojuegos y Spotify es sinónimo de música.


Si uno quita de la semana los días de trabajo, los momentos de obligaciones y el ocio social con otras personas la verdad es que no queda tanto tiempo para este tipo de ocio. En mi caso suele ser el domingo. Es cuando suelo a ir al cine por la tarde, cuando me dedico a escuchar música o cuando me gusta jugar a la PS4.

Vivimos en una época en la cual hay tanto ocio en ese aspecto que el contenido es inabarcable. Pero aunque me considero bastante adepto a este tipo de ocio hay que tener cuidado de no caer en "solo hacer eso", como esa gente que no trabaja o no hace vida social por este tipo de ocio, que al final se puede convertir en una droga. Todo con moderación es bueno y sano. En mi caso es el domingo cuando me suelo centrar en este tipo de ocio. No me voy a poner a escribir de las series que estoy viendo o de los videojuegos que estoy jugando porque entonces esto se puede alargar hasta el infinito (Top Boy y Kingdon Come Deliverance).

Y con esto termino de hablar de mi tiempo libre.

Conclusión

 Y eso es todo, he tardado 2 horas y media en escribir todo esto, porque a ratos trabajo o escribo y además he estado viendo algunos vídeos de las mejores escenas de las películas de John Wick.


Es curioso porque muchas veces busco algún hobbie creativo, como si no tuviera ninguno, pero con el tiempo me he dado cuenta de que mi hobbie creativo final es justamente este, el escribir. En mi caso un blog. Ni la música, ni la pintura, ni algún deporte en particular, mi hobbie al final es escribir. Es más en estos 8 meses he empezado a escribir 2 libros, pero como me suele pasar al final se quedan en nada, perdidos en la memoria, o mejor dicho se quedan perdidos en unos words que tengo en el Onedrive, porque me gusta más escribir de esta forma, en mi blog, contando viajes, experiencias y reflexiones.

Así que nada, con esto ya he matado casi 3 horas de no saber que hacer, ahora voy a ver si veo un rato de South Park, sigo escuchando música y poco más.  O a lo mejor le hago un post al Kingdom Come Deliverance, que los turnos de noche dan para mucho.

----------------------------------------
 Busca más posts interesantes en el Indice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario