lunes, 9 de diciembre de 2019

Tokyo: Día 2, el parque Yoyogi, cambio de hostal y una cena inesperada



Viajes

Tokyo

  Son casi las 17:00 de la tarde y estoy en mi segundo hostal que esta a una hora en metro de mi anterior hostal. Me alegro de haberme preparado este viaje de forma diferente a Shanghai la verdad, a lo mejor si que hubiera estado bien estar una noche más en mi anterior hostal pero no toda la semana. Pero desde luego mucho mejor ir cambiando de hostal que estar una semana solo en una zona, sobre todo en una ciudad tan grande como es Tokyo.

Mi gran error en China fue ese, el estar solo en un hostal durante una semana. Ahora con el cambio de hostal estoy en una zona totalmente diferente y parece un mundo nuevo. En este hostal voy a estar 3 noches, con lo cual voy a estar dos días enteros: mañana y después de mañana, luego me cambiare a mi tercero y último hostal.

Esta mañana antes de cambiar de hostal he estado toda la mañana pateando, he ido al parque Yoyogi y he dado una última vuelta por Shibuya. La voy a echar de menos la verdad, he estado allí dos días y es tan grande que tenía que usar google maps para no perderme.

Por último decir que se me esta pasando esa euforia que produce Japón cuando llegas. No es que ahora la vea peor, es solo que uno se termina acostumbrando.

Mmmm...

  ¿Y ahora que escribir? No me apetece empezar a contar las virtudes de Japón, porque seguro que tiene cosas malas que o aún no he visto o nunca veré por mi condición de turista, pero tampoco me apetece salir hoy, necesito descansar después de pegarme casi 12 horas de pateo al día estos últimos dos días.

Mi plan estos dos días es pasarme un día entero en Akihabara para comprar postales, ver la zona y...

(Mientras escribía esto se han puesto a cenar delante mío un grupo de gente que me ha invitado y he cenado y bebido sake con ellos, cuanto un poco la historia aquí abajo)

Cenando con Chile y Japón

  Quiero escribir esta historia para que sea vea un poco como uno termina conociendo a gente en hostales. Una de las razones por las cuales prefiero quedarme en hostales antes que hoteles es porque se puede conocer gente. No siempre pasa, o a veces es solo una corta conversación, pero por poner un ejemplo estaba chileando con mi pc y unas japonesas muy majas me han invitado a cenar con ellas y con unas chilenas. Al rato se nos ha unido un japonés que pasaba por allí y luego un francés.

Como era la despedida de las chilenas y ya se conocían con las japonesas de repente y sin previo aviso de querer chilear en mi hostal sin hacer nada he pasado a cenar con ellos, a contar historias y a probar los platos típicos de Japón.

Dentro foto:


Eso es lo que me gusta de estar en hostales, a veces no pasa nada, uno va a su bola y ya esta, pero otras veces conoces a grandes personas de la nada, se cuentan historias de que esta haciendo cada uno, te dan consejos y cada uno sigue su camino. Por ejemplo una de las chilenas me ha dicho un museo de las luces que hay aquí cerca y gracias a ello ya tengo un nuevo sitio que ver y que he decidido pasarme si tengo tiempo estos próximos días si tengo tiempo.

Eso en un hotel no te puede pasar, porque estas encerrado en tu habitación y es un rollo más cerrado. Es por eso que es 1.000 veces mejor desde mi punto de vista quedarse en hostales, aunque tengas dinero. En Bangkok recuerdo por ejemplo que me hice amigo de un sur-coreano que tenía muuucho dinero pero estaba en el hostal varios meses solo por eso, por viajar y conocer gente.

Y eso, uno más de esos miles de bellos momentos que uno vive viajando por el mundo, he probado toda la comida típica de Japón recién preparada por japoneses solo por estar en un hostal en el lugar y momento adecuado.

Y eso es todo por hoy, otro día seguiré escribiendo porque con la cena se ha hecho bastante tarde y mañana tengo muchas cosas que hacer.

Buenas noches, otro día más en Tokyo.
----------------------------------------
 Busca más posts interesantes en el Indice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario