viernes, 13 de diciembre de 2019

Tokyo: Sobre el museo de las luces de Tokyo y Kojima Productions


Viajes

Viernes

  Es viernes, fin de esta semana, y también de mi viaje. Mañana a las 10:00 de la mañana tengo que hacer el check out e irme al aeropuerto por la mañana....

Hoy ha sido un día largo, desde las 10:00 de la mañana hasta las 18:00 de la tarde he estado dando tumbos de un lado a otro. En este post voy a contar un poco lo que he hecho hoy y un poco mis impresiones. Aunque es probable que mañana, que tengo una barbaridad de horas de viaje, escriba algún post recopilatorio sobre Tokyo. Pero me gustaría ahora escribir algo.

Hoy

Tras despertarme he cogido un tren hasta Odaiba, que es una isla artificial donde hay muchas cosas. Tras llegar allí he estado viendo muchas cosas que hay por la zona para al final ir a mi destino, que era el museo de las luces de Tokyo, también llamado Teamlab.

Tengo varios vídeos del museo de las luces pero como mi cámara de móvil es posiblemente la peor del mercado se ve todo oscuro. Por lo tanto voy a subir el vídeo oficial que va a ser mejor.


A mi realmente me ha gustado mucho, o al menos he estado casi dos horas y no me he aburrido en ningún momento, lo cual para ser un museo ya es bastante. La gracia del museo es que tu te metes y hay muchas salas cuya iluminación va cambiando constantemente, con música y tal y como pone en la entrada del museo la gracia también consiste en descubrir salas.

Las salas más grandes están señalizadas claramente pero otras las encuentras solo rebuscando entre las paredes. Como todo está lleno de espejos y luces no es tan evidente encontrarlas. Al final lo que el museo ofrece es eso, una serie de experiencias luminosas muy chulas por lo que lo recomendaría. También es el típico lugar perfecto para hacerse fotos para el insta, tal y como estaban haciendo la mitad de los asistentes que tenían mejores cámaras que la mía.

Tras estar allí casi dos horas he dado una vuelta por la zona y ya cansado era la hora de la verdad, la de elegir que hacer como plato final en Tokyo. Pero antes de ello me la he jugado y he querido colarme donde no debía, y aquí empieza una historia de aventuras y riesgos futuristas (en verdad no tanto).

Kojima Productions

  Para quien no sepa lo que es "Kojima Productions" es una empresa de videojuegos. Lo único que hace falta saber es que es muy famosa, tampoco tiene nada más de relevante en ese aspecto. El tema es que el director es un personaje muy famoso en el mundo de los videojeugos, Hideo Kojima, y estuve leyendo que las oficinas son una pasada.

Por ello vi un documental de como hicieron un juego, el Death Stranding, y por alguna razón absurda me apeteció ver el edificio (es muy futurista). El tema, evidentemente, es que es un edificio privado de empresas.

Para resumirlo y no irme por las ramas: me apetecía colarme donde no estaba acreditado para colarme, así de simple, en parte porque en internet algunas personas han conseguido subir a la entrada de las oficinas que "mola", es como una especie de reto que no es muy famoso pero si te gusta el mundillo pues tiene su "gracia".

Al igual que si te gusta Elvis Presley a lo mejor visitas algún lugar famoso relacionado con el, o si te gusta la comida vas a determinado restaurante de 5 estrellas... Pues si eres friki de los videojuegos pues colarse en las oficinas de Hideo (sin entrar) pues puede ser un logro en determinado nivel.

Afortunadamente y gracias a internet sabía lo que me esperaba. Tienes que pasar dos controles de seguridad, uno en la puerta del edificio y otro en los ascensores. Evidentemente no estas acreditado por lo cual para conseguirlo tienes que aparentar que trabajas en el edificio, lo cual si no eres japones es más complicado de lo que parece por lo visto.

En resumidas cuentas....

Tras prepararme mental y psicológicamente, incluida alguna excusa del tipo "uy perdona, creía que se podían ver las oficinas" usando una seguridad fingida y poniendo cara como de que iba a trabajar he conseguido pasar los dos controles, he subido y me he hecho la "photo finish" al llegar a mi objetivo.

La puerta de Hideo

  A ver, no es que me haya infiltrado en la NASA, sino no lo pondría, pero la verdad es que todo el tiempo que he estado en el edificio me he sentido nervioso porque claramente no debería estar ahí. Por otro lado es probable que los seguridades estén más para altercados o similares y a lo mejor si les hubiera pedido subir me hubieran incluso hasta dejado. Pero lo dudo, la gente dice que lo seguridades les paran y no les dejan subir y usar el ascensor, lo cual me parece totalmente lógico porque hay cientos de empresas.

Ha sido mi "pillería" del viaje, no tiene más. Tras ver la puerta de Kojima he ido a comer algo en la cafetería del edificio, donde me han pedido, primero en japonés y luego en inglés, la tarjeta de empleado, entonces les he dicho que no la tenía, haciendo como que me la había olvidado, y la chica ya me ha mirado raro. He comido rápidamente y me he ido no fuera a ser que hubiera algún problema.

Me he sentido relajado al salir del edificio sano y salvo. Aunque no ha sido para tanto, el irse a Japón y meterse en edificios de oficinas donde uno debiera de estar tampoco es lo más inteligente del mundo, por eso quería hacerlo el último día, por si pasaba algo.

A lo mejor mi hazaña no ha sido lo más moral que hacer, pero ya que Hideo Kojima es famoso por hacer juegos de infiltración en los cuales tienes que infiltrarte en edificios privados pues no deja de tener su toque subrealista el colarse justamente en su edificio para ver sus oficinas. Si me hubiera encontrado con el me hubiera tratado de hacer una foto con el y le hubiera dicho "He hecho un Solid Snake para llegar aquí" y o se hubiera partido de risa o me habría mandado a los policías para detenerme, quien sabe... pero bueno parece un amor de persona no creo que hubiera sido el fin del mundo.

Shibuya

  Tras sentirme como un agente secreto que se había infiltrado ya era por la tarde y he comenzado a pensar en que hacer por último en Japón, la respuesta ha sido clara, ir a ver por última vez Shibuya.

He ido, he conseguido hacer un vídeo del cruce desde un edificio, que subiré mañana al insta como publicación final y tras seguir pateando como si no hubiera un mañana me he comido un kebab, y me he vuelto al hostal, ya por la noche y muerto del cansancio. Done estoy ahora mismo, al poco de ir a ver otro capítulo de Billions y dormirme.

Conclusiones del viaje

  Creo que he estado el tiempo perfecto, ni mucho ni poco, más a lo mejor no hubiera sido buena idea porque ya he hecho lo principal y estoy cansado de dormir en un hostal, me apetece volver a mi cama de matrimonio y mi TV HD en Tailandia.

Creo que he aprovechado al máximo mi viaje, he terminado haciendo todo lo que quería y ha sido un viaje perfecto. El problema, que por otra parte es lógico, es que no conozco a nadie en Japón, y en parte mejor, porque este era un viaje que me parece que ha sido muy buena idea hacer solo.

Si me pongo a hablar de Japón solo puedo decir que es el lugar más perfecto de la tierra, pero claro, no es lo mismo venir de turista que vivir aquí. He estado informándome un poco y es un país que acoge bastante bien a lo extranjeros siempre que cumplan una regla de oro bastante lógica: que hablen japonés.

En ese aspecto me recuerda a Francia, si hablas francés perfecto entonces eres bien recibido, al menos cuando yo he ido, pero como no sepas francés o lo aprendes o no te vas a poder acoplar nunca a la sociedad realmente.

Esta estatua en persona impresiona mucho más.

La gran pregunta es: ¿Merece la pena? ¿Merece la pena aprender japonés e intentar vivir aquí? He conocido a mucha gente cuya respuesta es afirmativa y ya viven por aquí. No es fácil, evidentemente, pero los principios nunca suelen serlo.

En mi caso aunque fantasearé con la idea un tiempo no creo que termine haciéndolo, a no ser que encuentre trabajo antes de venir, más que nada porque al final prefiero Tailandia por el tema de que es todo mucho más barato, y creo que me saldría mejor esforzarme y buscar un trabajo en Bangkok antes que en Tokyo porque los precios son totalmente diferentes y en Bangkok, en Tailandia en general, la gente a mi me parece más sonriente y más relajada.

Pero bueno no se, sea como sea lo importante es que ha sido un gran viaje. Ahora tengo que volver, mañana, otra vez a la rutina del trabajo en Tailandia, que tampoco esta nada mal, a ver a mis amistades del trabajo y a ver que hago con mi vida. Pero lo importante es que ya he visto Japón y ya la conozco mejor que era mi principal objetivo con este viaje.

----------------------------------------
 Busca más posts interesantes en el Indice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario