domingo, 3 de enero de 2021

Valencia: 2021

 

2021

Ya es oficial, estamos en 2021. Al escribir esto me doy cuenta de lo rápido que pasa el tiempo. Empecé a escribir este blog a principios de 2018 con lo cual con este post puedo decir que he escrito durante cuatro años. En 2018 escribí 129 posts, en 2019 escribí 91 posts y en 2020 escribí solo 28 posts. No es que me apeteciera escribir menos, es que tenía mucho menos que contar.

Veo 2020 como un año de transición, sobre todo para lo que es este blog. Mientras que entre 2018 y principios de 2020 estaba recorriendo mundo a lo largo de 2020 he hecho varias cosas pero muy a titulo personal.

Creo que para mi ha sido un año de madurez, de reflexión de todo lo vivido en Asia, reflexión casi obligada por la ingente cantidad de tiempo libre que he tenido debido a la pandemia.

Afortunadamente no lo veo como un año perdido, he estudiado un máster, he mejorado mi presencia y estilo de vestir, he pasado el año viendo a gente a la que no veía desde hace tiempo y he tenido mucho tiempo para estar conmigo mismo, como supongo que todo el mundo en la pandemia, y aprender que a veces no queda otra cosa que esperar.

Ahora mismo, o mejor dicho estos días, me siento como si estuviera delante de una pantalla y fueran a proyectar una película y no supiera que película es, o como si mi futuro fuera una gigante mancha de tinta negra y por lo tanto aún no se a donde me va a llevar. Afortunadamente no es la primera vez que me pasa. Por no salir de los temas del blog recuerdo unos meses en Bangkok que no sabía lo que me iba a deparar el futuro hasta que encontré trabajo en Chiang Mai, donde viví muchas aventuras y conocí a mucha  gente. O recuerdo también antes de irme a Asia. Son esos periodos de la vida que simplemente no sabes lo que va a pasar en el futuro, y por lo tanto haces lo único que puedes hacer: esperar de forma activa, tratando de hacer que lleguen cosas.

Por un lado me preocupa que no pase nada en 2021, eso es lo que más me preocupa, pero entonces analizo mi vida, mi pasado, y veo que es un sentimiento muy común que se tiene antes de que pasen muchas cosas.

Durante estas dos últimas semanas he tirado muchos curriculums pero evidentemente navidad es una época de fiestas, aún más con la pandemia, por lo que espero que todo se reanime, laboralmente hablando, estos meses.

El tema de la pandemia, por actualizarlo en el blog, esta así ahora mismo:


Ya vamos por más de 80 millones de contagiados y casi dos millones de muertos según cifras oficiales, que en la realidad seguro que pasaron de dos millones de muertos hace tiempo, porque en muchos países pobres el recuento no se hace bien. Pero bueno, esas son las cifras oficiales.

No se si lo había mencionado antes en mi blog pero ya han aparecido varias vacunas y están vacunando, poco a poco, por lo que si todo funciona bien se podría decir que es el principio del fin. Y bueno, cambiando radicalmente de tema Reino Unido ya no es parte de la Unión Europea. En otro clima hubiera sido más noticia pero con todo lo de la pandemia se ha quedado todo ese tema en un segundo plano.

En cuanto a mi, que soy la persona que escribe el blog, la pandemia si me ha afectado, porque iba a empezar a trabajar en un hotel en abril y al final no pudo ser, pero por otro lado he estudiado el máster de dirección hotelera, con lo cual tampoco me he quedado de brazos cruzados.

Es curioso, he estado pensando cual era mi mentalidad y mis planes hace un año y evidentemente todo ha sido muy diferente. Recuerdo el verme a mi mismo hace un año sentado en una biblioteca de Tailandia haciendo mis planes para 2020 y todo ha salido diferente, ni mejor ni peor, solo diferente. Esa es una constante en mi vida, y supongo que en la de casi todas las personas de mi generación, el hacer planes y que todo se vaya a la mierda por una u otras razones.

Afortunadamente he sabido adaptarme bien. 2020 no ha salido como yo quería pero decir eso para este año supongo que es una obviedad como un templo, 2020 ha sido un año muy malo, un año de ir con mascarilla y no poder verle la cara a nadie, un año de crisis económica.... Bueno, mejor dejar de hablar de ello, ya es el pasado.

¿Cómo será 2021? No lo se, no tengo ni la menor idea. Aquí estoy sentado, a las 23:45 de la noche del 3 de enero pensando en como va a ser el resto del año. Puede ser maravilloso, puede ser horrible, y seguramente sea ni lo uno ni lo otro. Como todo en la vida tendrá cosas buenas y cosas malas. Y seguramente a principios de 2022, si escribo en este blog, me daré cuenta de la cantidad de cosas que han pasado y escriba algo como "no me esperaba que 2021 fuera a ser así por nada del mundo".

Pero bueno, así es la vida.

Aparte de esto tampoco se me ocurre mucho más que escribir. Mi comida de navidad la pasé con los amigos, no todos por lo de siempre, la pandemia. Dentro foto.

Y eso es un poco todo. Si tuviera que escribir como me siento diría que insatisfecho. Me apetece esto y me apetece lo otro. Me apetece empezar a trabajar, saber ya donde voy a trabajar para pillarme un piso y empezar a hacer vida y empezar mi carrera laboral. Pero últimamente estoy volviendo a leer mucho temas de espiritualidad, que son temas que siempre son interesantes leer cuando a uno no le van las cosas como esperaba, y leo muchas veces la idea de la importancia de ser agradecido por lo que se tiene en vez de mirar solo lo que se quiere.

Tengo la conciencia tranquila porque he hecho todo lo posible por hacer que mi tiempo fuera valioso y fructífero, pero por la pandemia no ha podido ser. Si no hubiera habido pandemia seguramente ya me hubiera ido a viajar a algún país exótico, como México o similares. Pero no ha podido ser, y si no ha podido ser pues no ha podido ser. Es cierto que hay varias cosas, como sacarme el máster o hacerme lo del pelo, que a lo mejor en una situación más favorable no lo hubiera hecho con tanta tranquilidad.

Así que nada, aquí estoy. No tengo ni idea de que hacer y no tengo ni idea de que me depara el futuro, pero si algo suele ser una constante es que siempre acaban pasando cosas, buenas o malas, así que ya veremos.

Supongo que en el futuro recordaré esta época como una época bastante mierder en la que no podía desarrollarme del todo como persona, pero visto lo visto solo verlo así es algo positivo ya que hay gente muriendo, negocios destruyéndose y situaciones infinitamente más dramáticas que simplemente decir "no he podido desarrollarme tanto como persona en esta época". Problemas del primer mundo que se suele decir...

Y eso es todo. Ahora voy a seguir buscando trabajo, quedar, cuando se pueda, con los amigos, cuidándome y tarde o temprano veré que cambio se da en mi vida para seguir adelante. Y si no surge ningún cambió ya lo forzaré yo, no se muy bien como, pero ya veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario